Blog Crédito Real

¿Qué es un crédito de consumo?

8 noviembre, 2016

30789960_l-900x444En la economía actual, la mayoría de las personas utilizan frecuentemente el como parte de sus hábitos de compra diaria.

El crédito de consumo surgió con el fin de cubrir la satisfacción de una necesidad de consumo de las personas que no tienen una capacidad económica presente para cubrir su costo en efectivo.

Esta forma de tener acceso al consumo se trata de un préstamo que se otorga para comprar un bien o servicio de uso personal en plazos determinados.

En nuestro país, es de suma importancia esta forma de acceder al consumo, pues 40% de las ventas o compras de los mexicanos se realiza mediante ese sistema.

La función del financiamiento al consumo es permitirle a los consumidores aplazar el pago de las compras y pagar con intereses a una tasa de interés predeterminada y en ocasiones variable. Muchos consumidores lo utilizan para adquirir bienes de consumo duradero y servicios de mayor precio, como por ejemplo televisores, estufas, computadoras, refrigeradores, ropa, calzado, autos, en reparaciones del hogar o del automóvil, viajes, entre otros; también es común para muchos minoristas y para las compras impulsivas.

Como se utiliza para consumir bienes materiales, es un préstamo en el que el deudor recibe una suma de dinero en sus manos que se compromete a reintegrar a la institución o empresa financiera que se lo otorgó, en un plazo pactado y con ciertos intereses (que dependen de la tasa de interés del financiamiento).

Por lo general, los pagos son mensuales y se abonan en 24, 36, 48, 60, 72 o más meses; de acuerdo con el plan, la capacidad de pago, el monto y la institución.

Se puede solicitar de una manera muy fácil, de hecho, el usuario puede obtenerlo sin tener un historial crediticio. Es por esto que algunos lo conocen popularmente como "pagos chiquitos".

El financiamiento al consumo por naturaleza es el de las tarjetas de crédito bancarias o las tarjetas de las tiendas departamentales o de autoservicio, aunque los tipos comunes de financiamiento al consumo son variados, entre ellos el de vehículos motorizados, los préstamos personales a plazos y algunos préstamos de minoristas a plazos o de alquiler con opción de compra. Con respecto a las hipotecas de las viviendas, no son típicamente consideradas en este rubro debido a la naturaleza y a la regulación específica de la industria de los préstamos hipotecarios.

Hoy en día el crédito de consumo lo ofrecen instituciones financieras y no financieras, por ejemplo, destacan las tiendas departamentales por medio de una tarjeta o con sus propios programas. Algunas cadenas comerciales solamente piden los comprobantes de domicilio y la identificación oficial para otorgar el préstamo.

Por su parte, los bancos también se suman a esta oferta por medio de sus tarjetas y los financiamientos a través de nómina, la cual sirve de respaldo al pedir un préstamo de este tipo. Y en caso de que el ingreso del interesado no alcance, es posible sumar el de su cónyuge para solicitar el financiamiento. Para las instituciones financieras, esta opción representa casi una cuarta parte del financiamiento que otorga la banca al sector privado.

Entre las ventajas del crédito de consumo están:

  • Permite a los consumidores utilizar los productos y servicios, mientras que todavía están pagando por ellos sin tener que esperar hasta que hayan ahorrado suficiente dinero para una compra de contado.
  • Las tarjetas de crédito y tarjetas de minoristas permiten a los consumidores hacer compras en línea fácilmente.
  • Pagar el financiamiento de manera exitosa construye un historial crediticio favorable, lo que le permite a los consumidores aprovechar otras oportunidades de financiamiento.
  • Acceder a financiamiento de una manera relativamente sencilla y rápida, sin tener que presentar documentos como garantía que muchas veces ni se tienen.
  • La variedad de cosas que puede adquirir con este tipo de financiamiento es muy amplia, van desde artículos para el hogar hasta personales.
  • El enganche y los abonos que se dan aparentemente no son muy altos.

Una de las desventajas de utilizar este tipo de financiamiento es que reduce la capacidad de ahorro de dinero, lo cual puede dejar a las familias en una situación de vulnerabilidad si surgen situaciones de emergencia financiera.

Una calificación crediticia dañada en nuestro buró crediticio debido a un financiamiento sin pagar, puede afectar negativamente a la capacidad del consumidor para obtener nuevos financiamientos personales o de negocios.

Otras desventajas son que:

  • El precio final del artículo obtenido mediante el financiamiento sube considerablemente.
  • La tasa de interés puede ser elevada y es información que no se le da al cliente si éste no la pide.
  • Le cobran además otros cargos y comisiones, como manejo de cuenta, anualidad, seguros, etc.
  • Los pagos se prolongan durante tanto tiempo, que en muchas ocasiones no se termina de pagar.
  • Como no se cumplen con los pagos, en muchos casos se tiene que proceder al embargo.

Ten en cuenta las siguientes recomendaciones para hacer un buen uso de tu financiamiento:

  • Ahorrar. Si lo promovemos en la familia y llevamos a cabo esta actividad, seguramente siempre tendremos el dinero necesario para comprar eso que necesitamos o queremos, sin tener que endeudarnos.
  • Si estás decidido a comprar por esta vía, entonces analiza varias opciones y tu situación personal para poder decidir la que mejor te convenga. Ten a la mano una calculadora y en cada opción suma todos los abonos para que sepas en realidad en cuanto te va a salir el producto que quieres comprar.
  • No recurras frecuentemente a este tipo de compras que te ofrecen la posibilidad de pagos semanales o mensuales.
  • Antes de adquirir un financiamiento, considera tu solvencia y capacidad de pago.
  • No te adelantes, analiza antes de adquirir el producto si puedes comprarlo sin necesidad de financiamiento.
  • Recuerda no confundir el sobreprecio de un producto con la tasa de interés, esta es aparte.
  • No olvides preguntar si tus pagos semanales o mensuales incluyen gastos de administración, seguro y otros cobros que realizan algunas tiendas.
  • También es importante pagar puntualmente para evitar el cobro de recargos o embargo sobre el bien adquirido.
  • No olvides analizar tu capacidad de pago, con esa base determinarás el monto del financiamiento que te conviene.

Fuente: Condusef, www.ehowenespanol.com, www.economia.com.mx