El arrendamiento es una herramienta que permite a las empresas crecer o habilitar su negocio sin endeudarse. Es sumamente útil para impulsar el crecimiento de las empresas fortaleciendo su infraestructura además de que al usar el arrendamiento financiero baja tus cargas fiscales.

Al programar el pago de tus impuestos puede que afecte de manera importante tu flujo de efectivo, entonces es el momento ideal para comenzar a planear cómo deducir impuestos de una forma transparente y el arrendamiento financiero es una buena opción.

Al recurrir al servicio de arrendamiento financiero una de las ventajas es que deduces algunos pagos fiscales y además si dejas de pagar impuestos también esto se abona a la liquidez anual de la empresa.

En cuanto a la ventaja de arrendar el equipo uno de los beneficios es que al finalizar el plazo se puede adquirir un bien equivalente al valor pactado por la cantidad residual o devolver el bien al proveedor para su renovación.

Además de que el arrendatario puede seleccionar libremente el equipo o maquinaria.

 

Los consejos de los expertos fiscales

Si deseas hacer una planeación anual fiscal desde ahora, es momento de que te acerques con tu contador, tesorero o asesor fiscal. Sin embargo, estas son algunas de las consideraciones que la ley hace sobre el arrendamiento financiero y que comparte el Colegio de Contadores Públicos de México.

I. El valor del bien, objeto de la operación, se registrará como un activo y una obligación correlativa, a la fecha del inicio del contrato. Si dicho valor supera el monto de $175,000 se producirá por una parte una depreciación parcialmente deducible así como un monto por una depreciación no deducible.

II. Las rentas devengadas deberán ser prorrateadas a pago de intereses y a disminución de la obligación contraída de tal manera que se puedan identificar por separado el pago de ambos conceptos.

III. El Impuesto al Valor Agregado (IVA) que se pague sobre el valor del bien objeto del contrato de arrendamiento financiero, será acreditable solamente sobre el monto deducible de hasta $175,000; el IVA que se pague por el excedente del valor del bien que no sea deducible, no será acreditable.

IV. Los intereses que se devenguen sobre el monto financiado del valor del vehículo sólo serán deducibles en la misma proporción en la que esa inversión lo sea.

Estas son sólo algunas de las condiciones que la ley establece, pero hay muchas más que debes conocer y que cambian de acuerdo con el equipo que hayas arrendado.

Recuerda que es muy importante que siempre te asesores de un experto y en Crédito Real llevamos años ofreciendo el servicio de arrendamiento financiero para apoyar a las pymes mexicanas.