El mobiliario de oficina es un elemento básico para que las tareas de los empleados se lleven a cabo de forma fluida y efectiva, sin embargo, muchas veces para las empresas cumplir con este requerimiento representa un gran peso financiero. ¿Existe alguna forma de resolver este problema?

Trabajar en un espacio adecuado y con mobiliario de calidad va más allá de sólo una cuestión de imagen, pues este factor influye en la productividad de una empresa, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Pero cómo pueden las empresas equiparse de mobiliario de calidad y renovarlo sin descuidar sus finanzas? El arrendamiento es una de las alternativas que permitirá a tu negocio dar ese salto y al mismo tiempo reducir cargas fiscales, mantener su liquidez y cubrir las principales necesidades corporativas u operativas, como el mobiliario de oficina.

En un comparativo ofrecido por Jorge Acevedo, gerente de The Place, el arrendamiento de equipo mobiliario básico (compuesto por locker, silla y escritorio) ofrece entre 30 y 35% de ahorro para las compañías, a diferencia de comprarlo.

El experto detalló que una estación de trabajo compuesta por locker, silla y escritorio representa un gasto de aproximadamente $5,000.

Si al iniciar un año una empresa requiere de cuatro estaciones de trabajo, el gasto sumaría $20,000. En el supuesto de que a mediados de año requieran dos espacios de trabajo adicionales, el costo asciende a $30,000, es decir, $10,000 más. Al recurrir al arrendamiento la empresa puede obtener estos muebles adicionales por $7,000, ya que ahorrá 30%.

Usa el arrendamiento de mobiliario como experto

Una financiera pone a tu disposición el servicio de arrendamiento por determinado tiempo (pueden ser meses o años). Al finalizar, tienes la opción de renovar el contrato y solicitar muebles nuevos, o bien, adquirir los que has rentado por una cantidad residual. El proceso que debes seguir es el siguiente:

  1. Elige el proveedor de muebles que más se ajuste a tus necesidades y solicita una cotización.
  2. Acude a la financiera que te ofrezca el servicio de arrendamiento.
  3. Ellos te solicitarán los documentos necesarios y la cotización, para elaborar un plan de pagos.
  4. Si estás de acuerdo ––además de firmar el contrato de arrendamiento––, deberás dar un pago inicial, ya sea un porcentaje del total, o bien, una renta adelantada, que en algunos casos es considerada como una garantía.

Optimizar el funcionamiento de tu empresa no tiene por qué representar un gran gasto, y para ello Crédito Real Arrendamiento te respalda con la renta de mobiliario y equipo de oficinas al ofrecerte el pago inicial más bajo del mercado (entre 6% y 8%). Consulta con nuestros asesores sobre las opciones que tenemos para ti.