Entre los objetivos o metas principales de un negocio, comúnmente se encuentra la labor de mejorar las finanzas debido a que son un pilar básico del negocio. Básicamente, las finanzas definen el éxito de una empresa por lo que siempre se debe de buscar optimizar aspectos en este tema. 

El arrendamiento es una figura que te permite mejorar las finanzas de tu negocio y es de ejercicio prácticamente inmediato. Además, es un concepto con una implementación sencilla que te permitirá obtener beneficios a corto plazo y a largo plazo podrían aumentar de maner exponencial. 

Uno de los puntos clave del arrendamiento es que aumenta la capacidad de competitividad de las empresas a través de la renta de distintos activos. Esto te permite enfocar tus recursos en otras áreas y mantener una buena gestión general. Asimismo, es una figura que llega a ser útil para la capitalización y modernización de tu empresa.

En sí, el arrendamiento consiste en la renta de activos; estos pueden ser muy diversos, tales como: vehículos, mobiliario de oficina, equipo de cómputo, maquinaria, entre otros. La importancia de esta figura radica en que no tienes que gastar en la compra de herramientas. Los principales beneficios que presenta son:

  • Acceso inmediato al equipo
  • El equipo está asegurado y normalmente incluye mantenimiento
  • Es deducible de impuestos
  • Se evita la obsolescencia de las herramientas
  • Libera líneas de crédito
  • Se obtiene equipo de vanguardia

El arrendamiento impacta directamente en las finanzas principalmente porque el dinero ocupado se registra como gasto y no como activo. No implica un gasto inicial importante y las cuotas mensuales son bastante accesibles. Es una figura confiable con riesgos mínimos. Por otro lado, también es importante considerar que bajo este concepto únicamente pagas lo que usas. Solamente solicitas el equipo que necesitas y por el tiempo que lo requieras; no existen compromisos más extensos de lo que tu desees.

Esta figura aplicada en tu negocio permite que fluyan los activos de caja y el capital de trabajo. Esto porque no dedicas una gran cantidad de recursos a la adquisición de herramientas de trabajo sino que pagas una cuota fija mensualmente y disfrutas del beneficio de uso del equipo. Además, el arrendamiento te da la opción de cambiar tu mobiliario al terminar el plazo por lo que estarás renovando y actualizando tu equipo periódicamente.

De esta manera logras mejorar tus finanzas mientras mantienes un crecimiento sostenible de tu empresa. Al destinar una cantidad fija y relativamente menor a un crédito o financiamiento consigues liquidez que puedes utilizar para otros sectores. Finalmente, el arrendamiento no presenta algún riesgo o desventaja importante si no buscas ser propietario del equipo.

 

Fuentes: https://hipodec.up.edu.mx/blog/arrendamiento-factoraje-beneficiar-negocio-empresa 

https://www.entrepreneur.com/article/305198