Optar por el arrendamiento de flotillas de vehículos en lugar de comprarlos puede ofrecer importantes ventajas financieras y operativas para las empresas. Si bien es cierto que el arrendamiento simplemente reduce el costo mensual de un vehículo, los beneficios de arrendar los vehículos de su flota van mucho más allá de eso.

Con el arrendamiento se mejora el flujo de caja. Debido a que los acuerdos de arrendamiento requieren un pago inicial más pequeño, su empresa puede retener más efectivo disponible para administrar las actividades comerciales centrales.

Al mantener un capital operativo adecuado, puede responder a imprevistos con mayor facilidad y rapidez. Esto puede traducirse directamente en una mejor posición financiera para su empresa.

21525220_m

Para tener mayores beneficios es posible arrendar su flota a través de un proveedor establecido, quien puede ofrecerle una serie de herramientas de administración de flota, tales como:

  • Registros de gastos de combustible
  • Kilometraje y seguimiento de ubicación
  • Recordatorios y recomendaciones de mantenimiento de flota
  • Asistencia con reclamos de seguro y reparaciones

Esta ayuda adicional puede aumentar la productividad y mejorar los flujos de trabajo en su empresa a la vez que garantiza que todos los elementos de su flota operen a niveles óptimos.

Los trámites vehiculares y las renovaciones de licencia son responsabilidad del propietario del vehículo. Al arrendar en lugar de comprar vehículos para su flota, puede transferir la responsabilidad de estas tareas a la empresa de arrendamiento. Esto puede ahorrar mucho tiempo y estrés por parte de sus empleados y puede garantizar que esta documentación se gestione de manera adecuada y oportuna.

Promueve su imagen corporativa. Mantener vehículos de flota más nuevos en el camino puede tener un impacto positivo en las percepciones públicas de su empresa. Al dar lo mejor de sí mismo con autos y camiones de flota confiables y atractivos, puede brindar un apoyo real en sus esfuerzos por colocar su marca entre el público en general.

Con el arrendamiento evitas dañar el patrimonio de tu empresa, pues si compras un auto nuevo o incluso usado es un hecho que al poco tiempo perderá una gran parte de su valor y será un golpe fuerte a las finanzas de la empresa cuando decidas venderlo para renovar tu flotilla.

El arrendamiento te asegura que siempre tendrás vehículos de modelos recientes, lo que se reflejará en las veces que ingrese al taller por reparaciones. Un vehículo parado no funciona para un negocio, pierdes dinero y productividad.

 

 

 

Fuentes:

 

https://www.wilmarinc.com/blog/fleet-leasing-company