La movilidad es un factor importante para muchas empresas, especialmente para las que se dedican a la venta de mercancías o entrega a domicilio,  por ello los autos son un activo indispensable para algunos negocios.

Para estas empresas sus vehículos en flotilla son tan importantes como su personal operativo, así que no pueden prescindir de ellos. Pero ¿qué pasa cuando la empresa tiene problemas financieros que incluso puede ocasionar el cierre de operaciones?

La solución es recurrir a un programa de Sale & Leaseback. Con este producto financiero puede recibir un flujo de efectivo vendiendo sus autos para después arrendarlos en cómodas mensualidades, y lo más importante sin detener ninguna unidad de transporte.

Los beneficios de arrendar los vehículos para tu flotilla tiene mucho que ver con el tipo de arrendamiento. En México los dos principales arrendamientos son el financiero y el puro.

Ambos arrendamientos comparten algunas características:

  • No se paga enganche.
  • La depreciación no será una preocupación.
  • La empresa podrá renovar sus vehículos constantemente.
  • Los gastos referentes al arrendamiento son deducibles de impuestos.
  • El costo de la renta del auto es fijo y no habrá que preocuparse por los intereses.
  • Si se quiere adquirir el vehículo(s) al final del contrato sólo tendrá que pagar una diferencia.

¿Qué conviene más, arrendamiento puro o financiero?

Ambos tipos de arrendamiento funcionan bastante bien y tienen beneficios fiscales, simplemente debes evaluar qué tipo de bien deseas arrendar. En el caso de los vehículos es conveniente el arrendamiento puro ya que tienes la opción al final de renovar el auto y no cargar con la depreciación del bien.

La ventaja del arrendamiento puro sobre el financiero es que las rentas de los vehículos son un monto deducible al 100% y se registran en tus estados financieros como gasto, no como pasivo.

En el caso del arrendamiento puro, la Ley de Impuesto Sobre la Renta considera que los pagos mensuales que realiza la empresa son gastos operativos deducibles de impuestos ya que, formalmente, no se compra el bien al final del periodo, aunque algunas veces sí ocurra.

En el caso del arrendamiento puro de vehículos, el artículo 28 fracción XIII señala que como no hay una adquisición, pero sí un gasto, este es deducible con un tope de 200 pesos diarios por concepto de arrendamiento, y 285 pesos diarios para vehículos eléctricos o híbridos.

En Crédito Real estamos convencidos que puedes sacarle mayor provecho financiero a tu flotilla, por eso nuestro producto de Sale & Leaseback te ofrece un arrendamiento puro y las mejores condiciones del mercado. Acércate a nuestros asesores y convéncete de darle mayor valor a tus vehículos.

New call-to-action