Blog Crédito Real

Educación Financiera para niños

26 abril, 2018

educacion_financiera_para_nios.jpgEs importante inculcar algunos de los aspectos fundamentales sobre educación financiera, pueden hacer la diferencia entre un adulto con deudas y alguien que sabe administrar su dinero. 

La educación que les proporcionas a tus hijos determinará la clase de personas que serán cuando sean mayores. Como padres responsables, debemos ayudar y preparar a nuestros hijos para que sean adultos productivos e independientes, seguros de sí mismos, que respetan a los demás y sean exitosos.

Parte de su desarrollo es la educación financiera, enseñarles la importancia de ahorrar e invertir su dinero. Toma en cuenta que sin una educación financiera sólida, el desarrollo y las posibilidades futuras de las personas pueden verse afectadas, ya que las decisiones financieras que tomen condicionarán su vida.

La infancia es la mejor etapa para que los niños adquieran hábitos y aprendan todo lo necesario para ser personas exitosas, y con los siguientes consejos iniciarás su educación financiera.

Lección 1: Da un buen ejemplo

Más que consejos, los hijos siguen mejor el ejemplo de sus padres, de ahí la importancia de que comprueben con tu ejemplo que un comportamiento financiero saludable da buenos resultados. Si eres un gastador y vives al día, tu hijo tendrá el mismo comportamiento.

Muéstrales con tu ejemplo que no deben comprar por impulso, sino establecer prioridades y que aprendan a distinguir entre las cosas que son necesarias y las que son gustos, que comparen precios y ahorren. Que se den cuenta que a veces hay que esperar para comprar lo que quieren.

Lección 2: Habla con tu hijo sobre el dinero

A los pequeños no les interesa de dónde sale el dinero ni su valor, mientras consigan lo que desean. Sin embargo, es conveniente que desde pequeños tengan una relación realista con el dinero.

A la edad de 5 o 6 años, son capaces de comprender conceptos financieros básicos, como por ejemplo:

  • Mamá y papá tienen que trabajar muchas horas para ganar dinero.
  • El dinero que nos pagan, lo dejamos en un banco para que lo guarde.
  • Ese dinero es necesario para pagar cosas importantes como la casa, el coche, la gasolina, la comida, el colegio, la ropa, la electricidad, el teléfono, etc.
  • Únicamente se puede sacar del banco o del cajero el dinero que nos guardaron. Cada vez que se saca dinero, queda menos en el banco.
  • Cuando se compra algo con la tarjeta de crédito, también se gasta el dinero guardado en el banco.
  • Si se gasta todo ya no queda más.
  • Siempre hay que ahorrar un poco para poder comprar cosas especiales como regalos, vacaciones o para emergencias.
  • Tener más dinero no hace a una persona mejor que otra, simplemente le permite tener más oportunidades.

Lección 3: La paga

Si acostumbras darle a tu hijo una paga semanal, hazle saber que no se trata de repartir dinero. La paga es la primera experiencia del niño sobre la independencia financiera. Te ayuda a educarlo sobre la importancia del presupuesto personal. El objetivo de la paga es enseñarle a tu hijo la importancia de gestionar bien su dinero, y no simplemente premiar o castigar comportamientos. 

Los expertos recomiendan dar una cantidad base semanal, con la posibilidad de ganar algo extra por hacer ciertos trabajos adicionales. Así aprenderá a planificar teniendo ingresos regulares y conocerá el valor de un trabajo bien hecho.

La paga te debe ayudar para que los niños aprendan:

  • Que el dinero no es ilimitado. Solo disponen de una determinada cantidad.
  • No se puede comprar todo lo que se quiere: hace falta priorizar y luego ahorrar para lograr un objetivo.
  • Cuesta trabajo ahorrar.
  • La diferencia entre necesidades y deseos.

Lección 4: Fomenta el ahorro

Uno de los mejores regalos que puedes hacerle a tus hijos es fomentar el hábito del ahorro. En lugar de obligarlo a ahorrar el dinero que recibe, es mejor esperar a que desee algo y aprovechar la oportunidad para explicarle que puede comprar lo que quiera con su propio dinero, y que le puedes ayudar a conseguirlo. Sigue estos pasos:

  1. Planificar
  2. Economizar y ahorrar
  3. Comprar cosas

Para que tu hijo tenga más incentivos para ahorrar, permítele establecer sus propias prioridades, dentro de lo razonable. Conviene que sus primeros objetivos sean fácilmente alcanzables, por ejemplo en dos o tres semanas como máximo. A medida que crezca, podrá fijarse plazos más largos de ahorro para adquirir objetos más costosos.

Lección 5: Su primera cuenta bancaria

La mayoría de los bancos ofrecen cuentas de ahorro diseñados especialmente para niños y adolescentes. Las cuentas de ahorro infantiles se caracterizan normalmente por:

  • Liquidez total. Es decir, uno puede ingresar y retirar dinero libremente.
  • No cobran comisiones.
  • Remuneración baja: El tipo de interés que abonan es muy pequeño.
  • Las edades de los titulares varían, pueden ser desde pequeñines de un año hasta una edad límite determinada por cada institución.

Cuando le abras su cuenta, que sea una ocasión especial. Es mejor que te acompaña a la sucursal a recibir de propia mano sus documentos. Si tiene confianza con algún empleado de la sucursal, pídele que lo reciba, le dé la mano y lo trate como cliente, será una experiencia que jamás olvidará y le dará importancia a la gestión de sus finanzas. Anímalo para que siga depositando dinero de forma regular.

Lección 6: Enséñales cómo ser un consumidor inteligente

Los anuncios cada vez están más dirigidos a los niños, porque sus deseos tienen mucha influencia en la economía familiar. Ayúdalos a valorar la publicidad de forma crítica. 

  • Los niños pequeños no distinguen la diferencia entre un programa de televisión y un anuncio. Siéntate a ver con ellos sus programas favoritos y jueguen a decir ¡anuncio! cuando aparezca uno.
  • Explícales la función de la publicidad: convencer a las personas para que compren un determinado producto; pero solo señalan las características positivas y no las negativas. Hazles ver que a veces no es verdad todo lo que dicen. Pide a tus hijos que inventen un anuncio sobre algún producto que conozcan, pero que no les guste mucho, intentando destacar sus cualidades.
  • Cuando estén en una tienda, compara los productos reales con lo que dicen en su anuncio. Pregúntale qué diferencias nota y cuál es más atractivo, el anuncio o la realidad.
  • Cuando vayan de compras, enséñele a comparar dos productos por su precio, tamaño y calidad. Explícale por qué uno resulta mejor que otro.

No importa la edad que tengan tus hijos, siempre es buen momento para enseñarles educación financiera. Y en Crédito Real encuentras la información necesaria para hacer de tus pequeños, personas de éxito.

 

Fuente: finanzas para todos.es