El financiamiento es necesario para distintos ámbitos en nuestra vida. Ya sea mediante una  tarjeta de crédito, una hipoteca o un crédito para iniciar un negocio, el financiamiento nos ayudará a avanzar con certeza hacia nuestro desarrollo personal, familiar y social. Pero es mucho mejor si este proviene de instituciones confiables, reguladas y solventes.

Con este propósito es que surge en 1924 la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que autoriza, regula, supervisa y sanciona a los diversos sectores y entidades que integran el sistema financiero mexicano como instituciones de banca múltiple, Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom ER), uniones de crédito, casas de bolsa, bolsas de valores y de contratos de derivados, asesores de inversión, por mencionar algunos.

La CNBV supervisa que las dos mil 327 personas físicas y morales que tiene a su cargo operen alineadas a la legislación en la materia. El objetivo es mantener y fomentar el sano y equilibrado desarrollo del sistema financiero, con prioridad en los intereses del público usuario.

Para ello ha implementado una serie de acciones como la agilización de trámites y servicios para las instituciones financieras, pero también herramientas para que el público usuario tome mejores decisiones con respecto a qué entidad elegirá como el Padrón de entidades supervisadas y buscador de entidades autorizadas para captar.

También tiene disponibles compilados de información estadística que dan certeza sobre la situación de las instituciones financieras, por mencionar algunos.

Como resultado de las acciones en conjunto entre miembros del sector e instituciones públicas, cada vez más mexicanos se suman a la formalidad financiera que les ofrece seguridad sobre sus recursos.

Un ejemplo de ello es la creación de los Reportes de Inclusión Financiera, iniciativa impulsada por la CNBV desde 2009 y que busca medir la adopción de servicios financieros formales entre la población mexicana.

El año pasado se dio a conocer el tercer y más reciente levantamiento de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, en la que por primera ocasión se detallan datos a nivel regional. 

En este documento se puede encontrar que entre 2015 y 2018 aumentó en 3.64% el porcentaje de mexicanos ingresaron al sector financiero formal.

Es decir, el año pasado dos millones de mexicanos más tuvieron al menos un producto como cuenta con banco o institución financiera (nómina, ahorro, para recibir apoyos de gobierno, entre otras), crédito formal (tarjeta de crédito, crédito de vivienda, personal, entre otros), seguro o cuenta de ahorro para el retiro (Afore). 

La región del país que reportó mayor formalización financiera fue el noreste, conformada por Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Durango.

Crédito Real comprometido con la legalidad y certeza financiera para con sus usuarios felicita a la CNBV por su 95 aniversario y mantiene su compromiso de seguir las normas financieras mexicanas con el propósito de que los ciudadanos tengan mayores opciones de financiamiento formal y sobre todo, con las mejores condiciones.

(Fuentes: CNBV, ENIF 2018 del Inegi)