Al administrar un negocio la escasez de efectivo puede ser una pesadilla, pues debes pagar facturas, pagar al personal y solicitar las materias primas o servicios que mantienen tu negocio en funcionamiento. 

Incluso las empresas que se desempeñan bien y son rentables encuentran dificultades en su flujo de efectivo de vez en cuando. Con plazos de pago tan prolongados en las facturas, tu empresa puede estar en verde, pero aún no tener acceso a la liquidez necesaria para mantenerse al día con las actividades. 

Cuando acepta un pedido grande y necesita comprar suministros adicionales, o la nómina se acerca y sus facturas pendientes aún no se han pagado, empieza el problema.

Por eso es clave tener un socio financiero. Los préstamos tradicionales de los bancos y los préstamos de “efectivo rápido” para tu negocio crean una nueva deuda que debe pagarse cada mes, más solicitudes de efectivo con tasas más altas, crean un ciclo negativo de los préstamos que endeuda a las empresas rentables. 

A menudo, los préstamos bancarios tradicionales son demasiado engorrosos para cubrir rápidamente las necesidades de efectivo de las empresas a corto plazo. Pero existe una solución práctica que está ganando bastante aceptación entre las empresas: los servicios de financiamiento de cuentas por cobrar.

Este servicio, también llamado factoraje, permite adelantar el cobro de las cuentas por cobrar, convirtiendo las facturas de los clientes en el efectivo que necesita la empresa para administrar su negocio. 

Al utilizar el financiamiento de cuentas por cobrar se consigue el efectivo sin agregar otro pago a sus pasivos cada mes. El factoraje funciona proporcionando a su empresa la mayor parte del valor de una factura. 

El factor, que es la compañía que proporciona el financiamiento de cuentas por cobrar, gestiona las cuentas y cobra las facturas de la empresa, ahorrándole a la empresa el tiempo y el dolor de cabeza de las llamadas de cobranza. 

Una vez que el factor cobra la factura, la empresa recibe el resto del saldo, menos las comisiones por el servicio. Al utilizar un socio de financiamiento para gestionar las cuentas por cobrar, la empresa obtiene también el beneficio de servicios profesionales de soporte de facturación y cobranza.

Los servicios de préstamos de efectivo rápido y los créditos bancarios tradicionales pueden mantener a tu empresa endeudada en lugar de aliviar su situación financiera.

Al financiar tu empresa, deseas un socio que comprenda sus circunstancias únicas y quiera trabajar contigo para lograr un éxito continuo. La clave es trabajar con una institución  que no solo proporcione el servicio de factoraje, sino que se esfuerce activamente por ser su socio y personalice sus soluciones financieras para satisfacer las necesidades de tu negocio.

 

 

Fuentes:

https://www.factoraje.com.mx/factoraje-financiero/