Las empresas hoy en día enfrentan un entorno económico adverso que puede provocar problemas en su flujo de efectivo. Ya sea que necesiten recursos para elevar el capital de trabajo o recursos para expandir el negocio, deben encontrar el método de financiación adecuado sin afectar sus finanzas.

Deuda vs activos

Hay dos formas básicas de financiar a tu empresa: deuda y activos.

  • Adquiriendo deuda. Solicitar un préstamo o línea de crédito que te proporciona una cantidad fija de dinero y que debes reembolsar dentro de un período de tiempo. La mayoría de los préstamos están garantizados por activos, lo que significa que el prestamista puede apropiarse de los activos si usted no paga. 
  • Vendiendo activos. Vender algunos activos para financiarte, especialmente aquellos de los que puedes sacar más provecho, por ejemplo, los vehículos. Si decides vender tus activos obtendrás un flujo de efectivo libre de deudas, lo cual será positivo para el balance financiero de tu empresa.

Si después de analizar las necesidades de financiamiento y las finanzas actuales de tu empresa has llegado a la conclusión de que no puedes adquirir más deuda, la venta de algunos activos puede ser una opción saludable, especialmente de aquellos activos que conllevan un alto costo operativo, como las flotillas de autos.

Una forma de liberar fondos es hacer que los activos propiedad de la empresa funcionen a su favor, y uno de los activos más importantes para muchas empresas es su flota de vehículos.

¿Pero cómo vender mi flotilla si es parte fundamental de mi negocio?

Un contrato de sale & leaseback resuelve este interrogante. El sale & leaseback es un acuerdo en el que la empresa que vende un activo puede arrendar ese mismo activo al comprador. 

Para las empresas que son dueñas de sus vehículos, un acuerdo de sale & leaseback puede proporcionar los medios para liberar efectivo para reinvertir en actividades principales o impulsar la expansión.

En estos acuerdos, la flotilla que anteriormente era propiedad del vendedor se vende a una empresa arrendadora y luego se alquila al primer propietario por un período prolongado. De esta manera, el propietario de una empresa puede seguir utilizando los vehículos pero deja de ser propietario.

Las empresas recurren a este tipo de arrendamiento cuando necesitan utilizar el efectivo que invirtieron en un activo para otros fines, pero aún necesitan el activo en sí para operar su negocio.

Con Sale & Leaseback Express de Crédito Real podrás obtener el valor comercial de tus autos en efectivo en 15 días hábiles y sin dejar de utilizarlos un solo momento. Acércate a un asesor. 

New call-to-action