Los directores o dueños de las empresas siempre están en busca de más ingresos para mantener su rentabilidad y un flujo de efectivo sano o con menos gastos para ampliar sus ganancias. Si quieres bajar los gastos operativos y si vas a adquirir más equipo evita comprar lo innecesario.

Si lo que buscas es aumentar los ingresos de tu empresa sin sobrecargar a los empleados será una tarea difícil, especialmente si tus finanzas están ajustadas y los recursos limitados. Por lo regular reducir los gastos es mucho más sencillo y el camino más común entre los líderes.

Si bien disminuir los gastos tendrá un impacto directo en su margen de beneficio pero también podría poner en riesgo la calidad de los servicios o productos entregados a los clientes.

“Cuando le pregunto a las personas por qué no han reducido costos de forma efectiva, me dicen que no le han dado importancia o no han tenido tiempo de hacer un buen análisis para hacer los cambios requeridos”, dice Sylvia Perales, consultora principal de la firma Expense Reduction Analysts.

¿Cuál es la mejor forma de reducir los costos operativos?

Estas son tres formas efectivas para lograr el objetivo sin comprometer la calidad y el rendimiento del producto o servicio final.

1. Abraza la tecnología. Analiza bien tus procesos administrativos actuales e identifica las áreas que podrían automatizarse usando tecnología, en lugar de mano de obra. El mundo de los negocios está cambiando rápidamente, especialmente con los últimos avances mediante el aprovechamiento de la tecnología.

2. Contrata servicios y personal por outsourcing. La tercerización estratégica de funciones secundarias de negocios es otra manera inteligente de reducir los costos operativos. Te ayudará a mantener tu organización en funcionamiento, así, en lugar de desviar tu atención y energía en la gestión de tareas no esenciales, puedes dedicar el tiempo a actividades generadoras de ingresos.

3. Renta tu equipo, flotillas y servicios. Abrir una empresa requiere de la compra de mobiliario y equipo de oficina, así como computadoras, software, impresoras y equipos de red, de la misma forma que vas a requerir flotillas de autos, muebles y decoración. También tendrás que comprar equipo más pesado para tu operación.

Para evitar esta profunda salida de efectivo, lo más recomendable es recurrir al arrendamiento de equipo y flotillas.

Este tipo de financiamiento le permitirá a tu empresa usar bienes duraderos como computadoras y hasta equipos médicos por un plazo específico mediante el pago de una renta.

Con el pago de la renta no tendrás que desembolsar su valor original y además la arrendadora te dará servicio de mantenimiento, composturas y la opción de actualizar el equipo cuando llegue un nuevo modelo.     

 

Si lo planeas cuidadosamente, podrás controlar tus gastos operativos al rentar el equipo que realmente necesitas.

 

Si necesitas un aliado para que te guíe en el proceso de arrendamiento, Crédito Real será tu socio perfecto y te asesorará para reducir tus gastos operativos con los mejores planes de arrendamiento.