Toda empresa o emprendedor necesita contar con activos, ya sea maquinaria o mobiliario, para funcionar y obtener ganancias. Es por ello que existen distintas formas de adquisición: contado, crédito, arrendamiento financiero o, arrendamiento puro, que le permiten a un negocio financiar estas necesidades.

Aparte del pago de contado para la compra de un activo, que normalmente no es una primera opción para pequeños o medianos negocios, las alternativas que más destacan son el arrendamiento y el crédito financiero.

Si bien ambos productos financieros te abren la posibilidad de conseguir activos sin la necesidad de descapitalizar tu negocio, el arrendamiento tiene más ventajas sobre el crédito bancario para empresas. No obstante, cada empresa necesita considerar su situación específica y actual para decidir qué utilizará, porque ningún negocio funciona de la misma manera, así como tampoco tienen las mismas necesidades.

Ya sea un crédito bancario para emprendedores o empresas medianas y grandes, el crédito financiero te da la opción de disponer del dinero al momento con la condición de pagarlo con intereses en un plazo determinado. En este caso el activo que adquieras bajo este concepto funge como garantía por sí mismo, ya que únicamente adquieres la propiedad de éste hasta haber realizado el último pago.

En cambio, bajo la figura del arrendamiento, pagas una renta por el uso del activo. En esta opción el activo permanece como propiedad de la arrendadora en todo momento, pero mediante el contrato obtienes el derecho de uso durante un plazo definido. Al finalizar el tiempo de contrato existen opciones como renovar el equipo con el mismo acuerdo o comprar el activo por un precio residual del valor.

Ahora, para comparar los dos instrumentos financieros no hay que dejar de lado la finalidad que tendrá el activo, porque puede haber casos específicos en los que adquirir la propiedad supere cualquier otro aspecto. No obstante, el arrendamiento es la opción que más beneficios ofrece, por ejemplo:

  • No hay enganche o el pago inicial es muy bajo
  • Las cuotas mensuales son accesibles
  • Deducción de impuestos
  • Con renovaciones periódicas se evita la obsolescencia
  • Incluye mantenimiento y seguro (con los planes adecuados)
  • Obtener liquidez para tus operaciones

De esta manera, el arrendamiento de equipo, sea maquinaria, mobiliario o incluso vehículos, te permite una mejor gestión financiera para enfocarte en el crecimiento de tu empresa. Este es el punto clave que le aporta mayor valor a la figura del arrendamiento sobre el crédito bancario empresarial.

Aun así, la decisión entre instrumentos financieros depende de la estrategia fiscal y del flujo de las empresas, en esto se podría mencionar que la disponibilidad del pago puede ser la más determinante. Pero incluso en ese caso podrías ocupar tus recursos para otras áreas en lugar de invertir todo en activos que puedes obtener mediante el arrendamiento.

Nueva llamada a la acción

 

Fuentes: https://capitalez.net/2017/05/22/contado-credito-o-arrendamiento-que-te-conviene-mas/