crédito

4 cosas que debes saber de tu historial crediticio

[fa icon="calendar"] 31/agosto/2015

4_cosas_que_debes_conocer_de_tu_historial_crediticio

Cuando solicitamos un crédito, tu carta de presentación ante cualquier institución otorgante de financiamiento es tu Historial Crediticio, conoce más sobre éste.

Tener o mejorar tus probabilidades de obtener el préstamo que necesitas es muy fácil, lo único que debes hacer es contar con un historial crediticio sano, ya que de este modo se demuestra tu solvencia y grado de responsabilidad con los compromisos crediticios que adquieres.

Tanto las personas físicas como morales, al consultar su historial en Buró de Crédito pueden hacer un autodiagnóstico de su situación crediticia, reconocer sus puntos fuertes y atender los elementos que lo requieran.

En el caso de los otorgantes de financiamiento, la información de Buró de Crédito les resulta también de gran utilidad, ya que el objetivo principal de estas empresas es generar relaciones de crédito exitosas y de largo plazo.

Para lograrlo, requieren de datos objetivos que les permitan calcular si pueden confiar en que las personas que les solicitan financiamiento pagarán adecuadamente.

Los historiales de Buró de Crédito, le permiten a los otorgantes realizar dichos cálculos con mayor rapidez y a menor costo, pues eliminan la necesidad de realizar investigaciones adicionales para corroborar la veracidad de los datos proporcionados por la persona física o moral en su solicitud. Esto le ayuda a los consumidores al tener que cumplir con menos trámites y que le den una respuesta en un plazo más corto.

Al conocer si el solicitante tiene ya otros préstamos cuyo pago requiere una parte importante de sus ingresos, los otorgantes pueden calcular con más precisión si aún tiene margen para cubrir un nuevo adeudo o ya está saturado, por lo que concederle un nuevo financiamiento lo llevaría a sobreendeudarse y a no cumplir con sus pagos.

De igual modo, al saber si la persona ha pagado puntualmente o tiende a presentar retrasos, los otorgantes pueden tener una idea más clara del desempeño que tendría si aprobaran su solicitud.

Acceder a esta información por parte de los otorgantes de financiamiento estimula la expansión del crédito, pues les proporciona los elementos necesarios para hacer un mejor cálculo del grado de riesgo y oportunidad que cada solicitud implica. Sin esta información, habría mucha incertidumbre y por ende se actuaría con mayor reserva. 

Si eres solicitante de financiamiento, éstas son las 4 cosas en las que te tienes que fijar en tu historial crediticio:

  1. Último Pago: es la fecha en que realizaste el pago más reciente.
  2. Saldo Actual: la cantidad total que adeudas al otorgante de financiamiento en este momento.
  3. Monto a pagar: es la cantidad periódica que debe ser cubierta para mantenerse al corriente. En el caso de una tarjeta de crédito, señala el pago mínimo requerido; si son préstamos de pagos fijos, indica la cantidad que debe ser cubierta en cada periodo y el número de pagos que faltan.
  4. Histórico de pagos: en él se muestra si has pagado puntualmente o has tenido retrasos de pago en los últimos 24 meses. Si pagaste puntualmente se coloca 1, si te atrasaste de 1 a 29 días se pone 2, si te atrasaste de 30 a 59 días se pone 3, y así sucesivamente hasta llegar a 7 que representa un atraso de 150 días a un año. Los retrasos mayores a un año se expresan con 9.

Recuerda, contar con un historial crediticio aumenta las probabilidades no solo de obtener un préstamo, sino de que te lo otorguen con mejores condiciones.

 

Fuente: Buró de Crédito